CN Saladillo
Edición N° 4679 Saladillo, viernes 17 de agosto de 2018 | Contacto | Suscripción |
 
 
Buscar

Búsqueda avanzada
   
Interés General
Claudia Puyó: “Ahora me permito más libertades”
“Es un disco fuerte. Estamos grandes, y pasaron tantas cosas oscuras que no hay otra manera de seguir que saliendo a la luz. Las canciones sirven para reflejar esas cosas que nos pasan. No sé qué haríamos si no existieran.” En su departamento de Flores, Claudia Puyó habla de Primavera por un día, su sexto álbum solista, que alterna canciones propias con covers, grabado a lo largo de cuatro años, entre los ratos libres del estudio Circo Beat, y las tomas registradas “en la cocina de casa”, con varios compañeros de ruta - Dardo Ruíz Díaz, el Polaco (Riedel) y (Gustavo) Donés- que se quedaron en el camino.

“Uno empieza a comprender algunas cosas algo más grande de lo que debería”, reflexiona, y sigue: “La vida es tan corta, que es maravilloso pasarla lo mejor que uno puede; no hay que enroscarse en estupideces. Hay que vivir, porque la gente, en un segundo, se va.” ¿Te dan miedo las pérdidas tan cercanas?


No. Como diría el Don Juan de (Carlos) Castaneda, el miedo es el primer enemigo de un hombre de conocimiento. Es muy fácil de adquirir y muy difícil de sacar. No podés pensar sólo en eso. Lo que va a suceder va a suceder. Entonces, trato de vivir el presente.

En el presente de Puyó se mezclan el rock, el folk, algo de blues y una zambita, con versiones de temas de Charly García, Suéter y Led Zeppelin, desde una mirada bien personal.

“Siento que crecí; ahora me permito más libertades. Uno es una persona, pero a la vez es un montón de gente, con voces que uno a veces no se anima a cantar. Yo, con los años, las encontré, y las puse en las canciones”, dice Puyó, que tuvo entre sus invitados a Miguel Zavaleta, a los Vudú y a Ariel Leira, entre otros.

“Ariel es muy talentoso, pero siempre tuvo que enfrentar las comparaciones (con Fito), como suele pasar en este país. A mí me decían que era la reencarnación de Janis Joplin”, recuerda.

Parecía algo buscado.


Pero fue casualidad. Yo aprendí cantando sobre los discos de Aretha Franklin. A Janis la escuché recién cuando empezaron a torturarme con el parecido. Después, cuando vi un video suyo, admito que me impresionó. Pero ella murió a los 27, y yo voy por los 54.

No pudo parar a tiempo.


En esa época no se medía lo que se consumía. Tal vez no querían morir, pero se les iba la mano. Eran más cobayos; ahora, en cambio, me parece que la gente se convirtió en calabaza.

Es diferente.


Está raro. Lamentablente, a partir de los ‘90, algo extraño sucedió.

¿Eso te perjudica en lo laboral?


No. Soy independiente y me encanta tocar. No me quedo esperando que me vengan a buscar. Necesito moverme. Si no, qué voy a hacer: ¿quedarme mirando la tele? No da estar encerrada en tu casa. Hay que saber qué cosas están pasando afuera, para poder seguir escribiendo. Los músicos muy famosos se van encerrando en sus pequeños mundos, viven debajo de la campana de los sanguches de miga. Yo siempre seré igual: trato de hacer las cosas lo mejor que puedo y de conservar el espíritu. Eso es lo que más me importa de todo.

Fuente: Diario Clarin
Foto | Fuente: Diario Clarin
 
 
 

cnsaladillo es una publicación independiente | Copyright 2005 - All rights reserved
Directora propietaria Lic. Silvina E. Krupitzky | Normas de confidencialidad y privacidad
Registro Nacional de la Propiedad Intelectual: 925096
San Martín 3248 - Saladillo - Pcia. de Bs As | Tel: 02344 - 432700 | informacion@cnsaladillo.com.ar